Lengua Materna

POLÍTICA LINGÜÍSTICA DE LENGUA MATERNA

La lengua de instrucción es el español:
Las asignaturas de Lenguaje en 1° y 2° ciclo y Lengua y Literatura en Enseñanza Media proveen un contexto adaptado para desarrollar la comprensión y producción de textos diversos, haciendo uso de sus términos, símbolos y formas de expresión propias, ofreciendo al estudiante, además, la oportunidad de utilizar, afianzar y diversificar el manejo de la lengua materna.

La metodología de enseñanza del idioma español en el colegio enfatiza la importancia de un trabajo en espiral ascendente. Esto quiere decir que cada instancia nueva de aprendizaje retoma la anterior con mayor grado de
profundización. Esto se traduce, por ejemplo, en el tratamiento de manera indirecta de los aspectos normativos, gramaticales y textuales del idioma en los niveles iniciales, para luego ser abordados de manera más reflexiva y directa en etapas posteriores de la escolaridad.

La enseñanza del idioma español privilegia el enfoque comunicativo, que comprende las cuatro habilidades lingüísticas (hablar, escuchar, leer y escribir), en el que se enfatiza el sentido de la comunicación por sobre la forma y se da especial relevancia al trabajo oral.

La comunicación oral tiene espacios de desarrollo en la asignatura, a través de diversas expresiones, tales como presentaciones orales individuales y grupales, debates, foros, etc.
En el Bachillerato Internacional (Programa del Diploma) los estudiantes interactúan y exponen oralmente de manera sistemática, dado a que son instancias específicas para el desarrollo y la práctica reflexiva de la lengua. Por
otra parte, en todas las unidades se procura que los estudiantes intercambien ideas y opiniones entregando evidencias de sus afirmaciones.

Por medio de la enseñanza del idioma español se espera, además, que los alumnos desarrollen una serie de competencias metodológicas, tales como la selección de información y de fuentes, el adecuado uso del diccionario y la elaboración de informes siguiendo una estructura determinada. Tales competencias, a su vez, capacitan a los estudiantes para un mejor desempeño en diferentes áreas del conocimiento y el intercambio entre las diferentes disciplinas contribuyendo a afianzar su desarrollo.